Tras un nuevo varapalo para la parroquia rojiblanca cómo fue la derrota del conjunto nazarí en Cornellà-El Prat que deja a los granadinos a 8 puntos de la salvación, la sensación en el entorno rojiblanco y sobre todo en la afición del Granada CF es que el equipo es de la Liga 123.

Es cierto, y lo piensa hasta un servidor (encargador de este artículo), que el Granada a día de hoy y viéndolo jugar es carne de Segunda Dvisión cómo no se de un giro radical a la situación que se vive en la ciudad de la Alhambra. No obstante, mientras queden puntos y el descenso no sea matemático, la esperanza por sacar la situación adelante sigue siendo latente. No es ni será la última vez que el Granada se encuentre con la soga al cuello, pero son en estas situaciones cuando el sentimiento rojiblanco se hace más fuerte en esta lucha que todos tenemos.

Parece complicado de explicar dada la decepción que todos sentimos. Sin embargo, todavía podemos aferrarnos a alguna que otra razón por la que seguir confiando en este primer proyecto de Jiang Lizhan que en vez de triunfar, está siendo un desastre total. Si ya en verano la confección de la plantilla fue un absoluto fracaso, tal y como podemos contemplar en cada partido, los nuevos fichajes pueden dar un salto de calidad muy necesario. Y es que la llegada de Adrián Ramos ( para salvar la falta de gol), como la recuperación de Carcela en cuanto vuelva de la Copa de África pueden hacer del Granada CF un club más competitivo y peligroso. No obstante, lo más imperioso es recuperar a una defensa que hace aguas allá por donde va. Tras conseguir una estabilidad defensiva claramente ausente con Paco Jemez, la deriva de la retaguardia nazarí es clara desde que el equipo regresara del parón navideño (habiendo encajado 9 goles en 3 partidos). Por tanto, la recuperación de la intensidad atrás y sobre todo la llegada de los nuevos fichajes pueden suponer un cambio de tendencia en el Granada, con el que confían todos los aficionados que semana tras semana se sientan en el sillón para ver el partido de su equipo, o que acuden en masa al estadio a animarlo.

Por último, y dado que solo nos queda aferrarnos a las estadísticas en busca de la salvación. No hay que olvidar que una primera vuelta tan pésima con 10 puntos sumados, no significa que en la segunda se de más de lo mismo. Por ejemplo, hace unas temporadas, el Real Zaragoza de Manolo Jiménez consiguió 31 puntos en la segunda vuelta y gracias a ello consiguió salvarse en el Ciutat de Valencia gracias a un gol de falta directa de Gabi que supuso el 1-2 en el marcador y que mandaba a segunda división al Villareal CF en aquella noche de nervios en la que los nazaríes lograban la salvación en Vallecas. Aquel equipo maño del 2011 cerró la primera vuelta último con 12 puntos ( 2 más que el Granada y a 7 de la salvación).

Otro ejemplo de que la esperanza en lo último que se pierde lo encontramos en el propio Granada CF de hace dos años. Cúando Sandoval cogió al equipo en la jornada 35 en sustitución de Abel Resino, el conjunto andaluz se encontraba 19ª en Liga a tres puntos de la salvación y con el gol average perdido ante la SD Eibar (por tanto realmente se encontraban a 4 puntos dado este factor). No obstante, una demostración de trabajo mental y casta de la plantilla llevó a que Sandoval consiguiera 10 puntos de los últimos 12 posibles y lograra una salvación inesperada ante un Nuevo Los Cármenes lleno que lo celebraba en el césped del feudo nazarí tras la derrota de la UD Almería por 2-3 ante el Valencia CF y el empate granadino ante el Atlético de Madrid.

Este artículo no trata de obviar la realidad. Es totalmente cierto que la situación del Granada no es tan halagüeña como quisieramos, pero no por eso tenemos que dar a nuestro Granada por muerto. Queda toda una segunda vuelta de lucha y sufrimiento. Por tanto, toca levantarse una vez más y seguir apoyando a nuestro equipo hasta que las matemáticas dicten que es de la categoría de plata. La próxima cita de los nazaríes es el próximo sábado a las 13:00 horas en el Estadio de la Cerámica ante el Villareal CF.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here