Desde que el Granada CF ascendiera a la máxima categoría del fútbol juvenil, su principal objetivo siempre ha sido hacer de su estadio un fortín inexpugnable. Las obras en la Ciudad Deportiva (finalizadas no hace tanto tiempo) han provocado que la escuadra rojiblanca haya tenido la oportunidad de disputar sus partidos de local en estadios como la Ciudad Deportiva de Armilla o el Estadio de la Juventud. Actualmente lo hace en el Campo de Fútbol Municipal de Armilla, por decisión del técnico granadino.

Lo cierto es que el objetivo mencionado se ha cumplido a las mil maravillas. El Granada CF ha pasado de ser un recién ascendido, a convertirse en aspirante al entorchado final. Los equipos saben de la dificultad que supone viajar hasta la ciudad de la Alhambra. Sin embargo, el cuadro nazarí nunca había conseguido vencer sus primeros tres partidos como local. Parecía una barrera infranqueable, pero Rubén Torrecilla y los suyos la han destrozado.

El Granada CF ascendió a Juvenil División de Honor en la temporada 2010-2011. El estreno en casa se cerró con victoria por 3-2 ante el Dos Hermanas San Andrés. Sin embargo, una derrota ante el Sevilla FC (0-1) y una igualada ante el Recreativo de Huelva (2-2) confirmaban esos 4 puntos de 9 posibles. Una temporada más tarde, esos números mejorarían con dos victorias (UD Maracena y Puerto Malagueño) y una derrota ante el Xerez CD.

Parecía complicado mejorar este último arranque, pero el Granada CF Juvenil DH de la temporada 2013/2014 lo hizo al sumar 7 de sus primeros 9 puntos como local. Sin embargo, no terminaba de llegar el pleno absoluto. Tampoco se conseguiría un curso más tarde, y eso que el inicio fue esperanzador. Los dos primeros partidos se saldaron con victoria. La visita del Cádiz CF marcaría esta hazaña, pero el cuadro gaditano venció por un electrónico final de 2-4 y rompía una vez más la estadística.

España siempre ha tenido la maldición de los “cuartos de final”, mientras que el Granada CF la encontraba en esas tres primeras victorias en casa. Ya en la temporada 2015/2016, el primer adversario fue el Real Betis Balompié, que goleó por 0-3. Dos semanas más tarde, Granada CF y Málaga CF igualaron 1-1. La primera victoria llegaría en el tercer partido, al superar por 1-0 al Sevilla Este. 4 puntos de 9 posibles. Eso sí, arranque muy duro ante “cocos” del fútbol español.

Mi primer partido como periodista deportivo encargado de todo lo relacionado al Juvenil DH se produjo el 1 de septiembre de 2016. Jornada 1 de la competición. El conjunto nazarí recibía en casa a un recién ascendido como era el Puerto Malagueño. Parecía un rival propicio para lograr el primer triunfo, pero el calor y la falta de puntería condicionaron un partido que finalizó 0-1. Tocaba esperar un año más. El segundo envite se saldó con victoria por 4-3 ante la UD Almería, mientras que en el tercero se repetiría triunfo por 2-1 ante el Cádiz CF.

367 días más tarde se ofrecía una nueva oportunidad. La diosa fortuna regaló un Granada CF vs Sevilla FC para empezar. Ambos equipos lo dejaron todo sobre el terreno de juego, pero un solitario tanto de los visitantes les brindó la victoria final. Los números en casa mejoraron con sendos triunfos ante UD Tomares (2-1) y La Cañada Atlético (3-0). De nuevo, 6 puntos de 9 posibles. Parecía imposible pasar de los 7 puntos.

1 de septiembre de 2018. Por tercera temporada consecutiva el Granada CF iniciaba la temporada en casa, ya bajo el mandato de Rubén Torrecilla. La UD Tomares se presentaba como el primer adversario. Victoria incontestable de los rojiblancos, que no dieron ninguna oportunidad a su rival para cerrar los 90 minutos de juego con 2-0. Dos semanas más tarde era turno para La Cañada Atlético, que también mordió el polvo por 2-0.

La dura era evidente. ¿Sería capaz el Granada CF de vencer en su tercer compromiso y refrendar su mejor arranque como local? El nerviosismo era latente. El rival, un filial bético como es el Calavera CF.

70 minutos de juego y 0-0. Ocasiones falladas, nerviosismo, precipitación, falta de contundencia…. Fantasmas pasados merodeaban sobre el Campo de Fútbol Municipal de Armilla. Sin embargo, todo cambió en el minuto 80. Cristian anotó el definitivo 1-0 con el que se rompía por fin esa maldición.

3 partidos y 3 victorias. 5 goles a favor y 0 en contra. Grandes números para un equipo que buscará prolongar esa racha en la próxima cita en casa ante la UD Almería. Previamente, tocará viajar hasta tierras ceutís para rendir visita al Gimnástica de Ceuta. Rota la maldición, este equipo necesita empezar a sumar fuera de casa.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here