El Coviran Granada sufre para conseguir una agónica victoria por 68-64 ante un buen Rio Ourense Termal en la primera jornada del campeonato. El Palacio volvió a saborear la LEB Oro y fue crucial. La primera no se hizo esperar, una menos para alcanzar el objetivo. 

El Palacio de Deportes abría sus puertas (por fin) en partido oficial para dar el pistoletazo de salida a una temporada especial. Este no era un partido más y eso se percibía. Quizá por el interminable verano que ha dejado huérfano de básket al recinto del Zaidín, pero sobre todo porque uno no debuta en LEB Oro todos los días. La gente estaba feliz, expectante, ante un partido en el que los rojinegros recibían a un equipo asentado en la categoría, sumando seis temporadas consecutivas en la misma. Desde luego fácil no fue, pero la victoria llegó.

El marcador lo inauguró el cuadro visitante por mediación de Rozitis, con dos puntos que serían contestados desde el 6’75 por Alo Marín, debutante en la categoría. Vidal lideró a los visitantes hasta el 5-8, momento en el que los granadinos firmaron un parcial de 8-1 que obligaba al técnico visitante a parar el partido. De poco sirvió, pues ‘los Carlos’ (De Cobos y Corts) cogieron la batuta del choque para encabezar otro parcial, esta vez de 7-2 y poner el 20-13 en el marcador. Tras un intercambio final de canastas se llegó al final de los primeros 10 minutos con 22-17.

El segundo cuarto fue una clara muestra de que los dos equipos que hoy se medían en el Palacio son unos grandes defensores y el marcador se atascó considerablemente. Ante la falta de puntos local (por el buen hacer de los gallegos y por la falta de acierto exterior), el Rio Ourense Termal no fue capaz de tomar el timón del partido en materias ofensivas y solo pudo ponerse a tres al llegar al descanso (34-31). En el Coviran, los interiores se fajaron en defensa y en ataque para impedir cualquier reacción mayor.

El tercer cuarto lo inauguró Guille Rubio (de los mejores del choque), pero el paso por vestuarios sentó bien a los gallegos que liderados por Vidal y Watson se pusieron por delante (36-37). Aparecieron de nuevo De Cobos y un muy trabajador Olmos para poner los 7 de distancia, pero un tiempo muerto visitante agitó a Rio Ourense Termal que igualó el choque a 44 con un triple sobre la bocina de Sergio Rodríguez.

Los últimos 10 minutos fueron tremendos, y en ellos emergió la figura de un discreto hasta entonces Eloy Almazán que anotó los 4 primeros puntos. Fueron igualados por los visitantes, momento en el que Carlinhos y Guille Rubio se pusieron la capa (lo del interior es brutal) para encauzar el choque al poner el 61-53. Nada más lejos de la realidad, pues los gallegos no habían dicho su última palabra y consiguieron acercarse hasta un 63-61 que tenía en vilo al Palacio de los Deportes.

Tenía que ser él, Carlos Corts, el que terminara de decidir el choque. Con un soberbio triple y una posterior recuperación que levantó al público de asiento, colocó el 67-61 prácticamente imposible de remontar cuando el partido ya agonizaba. El encuentro se cerró con 68-64 para un Coviran Granada que ya tiene la primera victoria en la mochila.

Ficha técnica:

Coviran Granada: Quinteto titular- De Cobos (14), Alo Marín (3), Eloy Almazán (5), Bortolussi (2) y Sergio Olmos (17). Banquillo- Carlos Corts (7), Devin Wright (-),Guille Rubio (15), Joan Pardina (5) y David Iriarte (-).

Rio Ourense Termal: Quinteto titular- Vidal (6), Sergio Rodríguez (8), Ott (13), Van Wijk (8) y Rozitis (2). Banquillo- Jhornan Zamora (9), Pol Molins (-), Javon Masters (4), Muratovic (6) y Watson (8).

Parciales: 22-17, 12-14, 13-16 y 21-17.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la LEB Oro, disputado en el Palacio de los Deportes de Granada ante 3743 espectadores.

Informa: Luis Ruiz

Fotos: Manuel Martínez

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here