Semana muy difícil para los ciudadanos mallorquines. Las inundaciones que han asolado la capital balear han derivado en distintos gestos de humanidad. Cada uno aportaba lo que podía. Algunos trabajando in situ en las zonas afectadas, otros con mensajes de ánimo por redes sociales, organización de partidos benéficos… La afición del Granada CF no se iba a quedar atrás. La visita del RCD Mallorca otorgaba un plus de emoción a un partido que arrancó con un respetuoso minuto de silencio.

Enorme la parroquia rojiblanca demostrando su apoyo y solidaridad a través del silencio. No ha sido el único gesto. Cabe recalcar una pancarta desplegada en la zona de animación en honor a las víctimas de este horrible suceso. Me remito a mis palabras, la afición del Granada CF ha estado a la altura.

Regresando a lo estrictamente deportivo, el cuadro nazarí necesitaba los tres puntos. La victoria del Deportivo de la Coruña permitió al conjunto coruñés hacerse con la segunda posición. Por otro lado, la remontada del Málaga CF le brindaba la posibilidad de distanciarse más si cabe en la tabla clasificatoria. El balón estaba en el tejado del Granada CF. Los tres puntos permitían a los pupilos de Diego Martínez recuperar posiciones de ascenso directo, además de aumentar la renta respecto al séptimo clasificado.

Para tan importante cita el técnico gallego apostó por su once tipo. Parece que Alejandro Pozo se ha hecho con la titularidad en detrimento de Fede Vico, que el pasado jueves fue titular en ese amistoso que disputaron Granada CF y Marruecos en el Marbella Football Center.

A diferencia de otros partidos, en los que estamos acostumbrados a una salida en tromba del conjunto granadino, los primeros compases fueron de dominio visitante. Dani Rodríguez explotó la velocidad que le caracteriza para quedar mano a mano con Rui Silva. El atacante trató de cruzar el esférico, pero el meta le adivinó las intenciones y le privó del primer tanto.

15 minutos hubo que esperar para encontrar el primer acercamiento serio del Granada CF. Adrián Ramos no pudo enviar al fondo de la red un saque de esquina efectuado por Vadillo. Esta acción despertó al cuadro nazarí, que gozó de minutos de mayor protagonismo con los que intentó derribar la muralla visitante con circulaciones rápidas. En una de estas combinaciones vertiginosas, el cuero quedó para Vadillo. El extremo granadino se metió por dentro buscando posición de disparo. Al no encontrarla, cedió de tacón para que Alejandro Pozo, con toda la tranquilidad del mundo, sacara un latigazo que quitó las telarañas de la meta bermellona.

El gol espoleó al RCD Mallorca, que embotelló al Granada CF en los últimos compases. Dani Rodríguez con un golpeo fuera, y Aridai con un remate desviado pudieron igualar la contienda. Sin embargo, el conjunto visitante perdonó y el 1-0 no se movió de camino a vestuarios.

Ya en la reanudación, el partido se endureció. Estamos hablando de dos equipos asentados en la parte alta de la tabla clasificatoria. Así pues, la batalla por cada balón aéreo y por cada esférico dividido se llevaba hasta el límite de lo permitido. Hasta 5 amarillas hubo en un segundo acto controlado por el Granada, pero en el que se sufrió en los últimos compases.

Recién iniciado, Adrián Ramos tuvo en sus botas el 2-0, pero su lanzamiento tras control de pecho se marchó muy desviado. Si el colombiano no estuvo acertado, tampoco lo haría Puertas con una carrera al espacio. El extremo se hizo con el cuero, recortó hacia dentro y probó fortuna con un golpeo que también se marchó desviado. Por parte visitante, la más clara fue para Aridai, que se encontró con la respuesta de Rui Silva. Enorme partido del portugués tras ese fallo garrafal en Reus.

Poco a poco seguían pasando los minutos. El Nuevo Los Cármenes aguantaba la respiración ante lo que faltaba. El RCD Mallorca iba a vender muy cara su derrota, por lo se volcó con todo en busca del empate. Salva Ruiz pudo lograrlo, pero su remate tras pase de Lago Junior se marchó por encima del travesaño. La parroquia rojiblanca tomaba aire antes de seguir sufriendo.

Dicen que no hay mejor sufrimiento que aquel que termina con final feliz. Así es. Más de un corazón estará ahora a mil por hora, pero ha valido la pena. El Granada CF suma su tercera victoria consecutiva, recupera la segunda plaza y se afianza en ascenso directo. Próxima parada: Estadio de Santo Domingo. Que se prepare la AD Alcorcón y su afición, porque este Granada CF tiene licencia para soñar.

FICHA DEL PARTIDO:

Granada CF: Rui Silva, Víctor Díaz, Germán Sánchez, José Antonio Martínez, Álex Martínez, Fede San Emeterio, Montoro, Vadillo, (min 68 Fede Vico), Pozo, (min 84 Quini), Puertas, Adrián Ramos

RCD Mallorca: Manolo Reina, Gámez, Valjent, Raíllo, Salva Ruiz, Salva Sevilla, Pedraza, (min 45 Baba), Dani Rodríguez, (min 71 Álex López), Aridai, (min 82 Giner), Lago Junior, Abdón Prats

GOLES: 1-0 min 30 Pozo

Árbitro: Pulido Santana. Amonestó a los futbolistas locales Antonio Puertas (min 64) y Víctor Díaz (min 70) y a los visitantes Manolo Reina (min 36), Salva Sevilla (min 64), Fran Gámez (min 75) y Abdón Prats (min 90)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 9 de la Liga 123 18/19, celebrado en el Estadio Nuevo Los Cármenes (Granada) ante 9.454 espectadores

Imagen: Twitter oficial del Granada CF// Pepe Villoslada