Por Cristina Campos | Linarejos fue testigo de uno de los derbis más emotivos entre el Linares Deportivo y el CD Torreperogil. Los hombres de Arsenal se impusieron al conjunto torreño con un doblete de Jorge Barba y un tanto de Pedro Beda.

Torres y muchos de los componentes de la plantilla del Sporting vivirían su regreso a la que una vez fue su casa de manera agridulce. Y es que son ya seis jornadas sin ganar de los torreños que vieron como en la primera parte, los azulillos superaron la defensa torreña y aprovecharon sus ocasiones.

Linarenses y torreños se saludan antes de comenzar el encuentro (Foto: Cristina Campos Fotografía)

En la primera parte, los linarenses se hicieron desde el primer minuto con la iniciativa del juego mientras los torreños esperaban bien armados y ordenados a las acometidas del conjunto local. Los hombres de Torres eran presionados cuando intentaban desplegar su juego, haciendo que los linarenses controlasen en todo momento el juego. Para combatir esta presión, los torreños presionaban la salida de balón de los azulillos, aunque sin éxito.

Las ocasiones azulillas se sucedían y se pensaba que, en cualquier momento, podría llegar el gol que abriría la lata en Linarejos. Finalmente y tras un saque de córner a favor del CD Torreperogil, los de Arsenal salieron rápidos a la contra y aprovechando un centro de Sales, Jorge Barba batía de cabeza a Paco Berja.

Los torreños, lejos de venirse abajo con el dominio azulillo, tiraron de orgullo y siguieron intentando hilar jugadas pero los hombres de Arsenal estuvieron muy acertados en la presión. Un disparo lejano que daba en el larguero de Jorge Barba sería un aviso de lo que sería el segundo gol de su cuenta particular. Paco Berja se lesionaba en un salto y eso condicionaría el segundo gol azulillo. El guardameta, que volvía a casa después de mucho tiempo, no acertaba a despejar correctamente un balón aéreo y Jorge Barba aprovechaba para poner el 2-0 de la tranquilidad para la parroquia linarense. Así se llegaría al descanso.

Quizá el nerviosismo hizo que los hombres de Torres no desplegasen su mejor versión en la primera parte. En la segunda parte, quisieron mostrar que eran capaces de mostrar una mejor cara ante su poblada afición que los acompañó en Linarejos y que no cesaron en animar a los suyos. Bien es cierto que los torreños no llegaron con excesivo peligro a la meta de Lopito, pero sí que mejoraron en sus transiciones y se mostraron con más determinación ante la presión de los hombres de Juan Arsenal.

Miguel Navas volvía a la que un día fue su casa en un derbi especial (Foto: Cristina Campos Fotografía)

Los linarenses intentaban lógicamente dormir el encuentro con posesiones largas ante las transiciones del club torreño, pero se encontraron con el inconformismo y los pitos de la afición azulilla, que exigían algo más de ambición en su equipo. El equipo linarense volvía a subir líneas y a apretar en la salida de los rojos. Ya casi al final del encuentro, Pedro Beda remataba otro centro de Sales tras un desajuste defensivo. No lo celebrarían los jugadores linarenses como muestra de protesta por los injustos pitos que recibieron.

Con el final del partido, linarenses y torreños se desearon suerte para el resto de temporada y el Linares Deportivo suma otra victoria más en la semana en la que hicieron pleno de puntos. En cambio, los torreños siguen con su lucha particular por no descender y encaran con optimismo los partidos que se avecinan y que sí que son determinantes para “su particular liga”.

La próxima jornada, el Linares Deportivo viajará al campo del Poli Almería el domingo a las 12:00 horas. Los torreños reciben al River Melilla en el Abdón Martínez Fariñas, que tiene además partido frente a la UDC Torredonjimeno el jueves. Será muy importante conseguir los tres puntos que den moral y un respiro a los hombres de Torres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here