Por Cristina Campos | Victoria del Sporting por 2-1 en el derbi que le enfrentó al Atlético Mancha Real. Un doblete de Virgilio hacía remontar a un Torreperogil que vuelve a la senda de la victoria a costa de un conjunto verde que llegaba al encuentro con una racha de cinco jornadas consecutivas sin perder.

Ambos conjuntos sabían de la importancia de los tres puntos que había en juego, pues los resultados que se estaban dando, beneficiarían en gran medida al equipo que consiguiese llevarse el derbi. Lejos de ver un fútbol de toque, manchegos y torreños transformaron el partido en un duelo intenso en el que cada disputa se jugaba como si fuese la última jugada del encuentro. En definitiva, el guión del partido prácticamente fue el mismo en casi todo el tiempo reglamentario: un partido físico, táctico e intenso. Aún así, ambos equipos gozaron de algunas posesiones largas y jugadas combinativas a lo largo del encuentro.

11 inicial del CD Torreperogil (Foto: Cristina Campos Fotografía)
Once del Atlético Mancha Real (Foto: Cristina Campos Fotografía)

En los primeros minutos se palpaba un respeto mutuo entre ambos conjuntos en el que ninguno enseñaba excesivamente cuáles iban a ser sus cartas. Un respeto que se rompía con una internada de Juanlu desde banda izquierda y un tiro de Garrido, que se estrellaba en la férrea defensa torreña. Los de Torres despertaron con un saque de banda largo de Bauti que peinaba Padilla y que finalmente Nando despejaba con dificultades.

El conjunto verde iniciaba jugada y salía de la presión jugando al toque, pero en la zona media los balones directos no encontraban destinatario y las ocasiones se resistían. Una falta directa ejecutada por Nando no pondría en apuros a Pozo, que no tuvo que intervenir en exceso en la primera media hora. Los mancharrealeños se quedaban sin Juanlu que se tenía que retirar por lesión dando paso a Carmona, que llegaba como duda al encuentro por arrastrar molestias. El Torreperogil dispuso de una ocasión clara en la que un saque de banda de Bauti lo peinaba en propia puerta Oscar Quesada y su cabezazo lo detenía Jorge milagrosamente enviando el balón a córner.

Sería casi a la media hora de juego cuando un córner despejado por la defensa torreña caía en los pies de un jugador verde que disparaba a portería y, rebotaba en un defensa torreño, para que Juanfran recogiese el balón y batiese a Pozo, estrenándose con su nueva camiseta. Los verdes se hicieron entonces con el control del balón por unos minutos. Poco les iba a durar la alegría a los de Rizos, pues un robo de Pocho en la presión alta que el Torreperogil ejercía, hacía que éste se internase en el área y fuese derribado por Luis Lozano. El árbitro no dudaba en señalar la pena máxima y Virgilio asumía el lanzamiento engañando a Jorge y poniendo el empate en el marcador a pocos minutos del descanso. Se llegaba con 1-1 al descanso y con todo por decidir en la segunda mitad.

Fue entonces cuando el derbi vivió uno de los momentos del encuentro. Tanto aficionados torreños como mancharrealeños, se sumaron al lanzamiento de peluches al campo como una iniciativa para recaudar juguetes para los niños que no han podido disfrutar de un día de Reyes.

Con la reanudación, el guión siguió su curso y todo hacía indicar que en cualquier detalle, uno de los dos equipos marcaría y sería definitivo. En el minuto 55, Oscar Quesada no acertaba a culminar una buena jugada de los verdes y, en la jugada posterior, los torreños tendrían una ocasión muy clara con un centro de Ángel que remataba Pocho y que salvaba Jorge con una parada determinante. Minutos más tarde y tras un saque de banda largo del conjunto de Rizos, Goku no recogía bien un balón que se había quedado franco para el remate y salía por banda.

Llegaba entonces uno de los momentos clave del partido. Sergio García veía la segunda amarilla en el minuto 72 y dejaba a los de Torres con uno menos cuando todo estaba por decidir. Ante tal circunstancia, el dominio del balón fue verde, pero las llegadas al área de los torreños generaban más peligro. Los de Torres defendían posiciones a la espera de una oportunidad que les hiciese asomarse por el área de Jorge. Y así fue. Con un hombre menos y en el minuto 81, Bauti colgaba un saque de banda que nadie remataba y recogía Virgilio en el segundo palo que, de volea, batía la meta verde y ponía el delirio en las gradas torreñas.

Virgilio se erigió como uno de los hombres del partido (Foto: Cristina Campos Fotografía)

Desde el segundo gol rojillo hasta el final, ni uno ni otro equipo tuvieron ocasiones para empatar o aumentar la ventaja. Varias faltas señaladas a favor del Atlético Mancha Real no terminarían en nada o las atrapaba Pozo con seguridad.

Con el pitido final, los torreños celebraron un nuevo golpe sobre la mesa en la clasificación que les hace alejarse más de los puestos de descenso, mientras que los manchegos tendrán que reponerse de este tropiezo en La Juventud el próximo domingo frente al Poli Almería. Los de Torres reciben el próximo domingo en casa al Huétor Vega en lo que se presupone será una final contra un rival directo por la salvación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here