Redacción: Fran Calvo Ortiz / Imagen: LaLiga

Enorme partido del Granada en el Camp Nou, pero Messi y el colegiado Pizarro Gómez se encargan de tirar por la borda el gran trabajo nazarí en la recta final. Una muy rigurosa expulsión de Germán a falta de 20 minutos, clave para la victoria por la mínima del Barcelona gracias a un gol del argentino.

La derrota del Granada en el Camp Nou durante la noche de ayer no es que fuera injusta. Prueba de ello fueron los 1.005 pases de los jugadores blaugranas y una posesión de más del 80 %. También se refleja en el asedio culé sobre el área de Rui Silva, que a decir verdad, tampoco fue de sus partidos con más trabajo, algo poco común para los porteros que visitan el templo azulgrana. Pero, lo que también es cierto es que habría que ver el resultado final en el caso de que el señor Valentín Pizarro Gómez no hubiera mostrado una segunda tarjeta amarilla a Germán por una falta como cualquier otra, sin más. El árbitro madrileño fue el único que vio necesaria la amonestación en esa jugada, justo después de que Eteki dejara helado al Camp Nou con un disparo al palo que pudo haber supuesto una derrota de los catalanes en el debut de su nuevo entrenador, Quique Setién. Con la más que ayuda arbitral, del resto ya se encargaba Messi, y eso no va a cambiar en Can Barça.

El técnico cántabro cubrió la baja de Luis Suárez colocando a Messi como falso nueve, ocupando la vacante dejada por el uruguayo, e introdujo al joven Ansu Fati en la banda derecha, la habitual del argentino. Ambos fueron los jugadores más peligrosos del Barcelona durante la primera parte, donde el Granada estuvo inédito en ataque. Carlos Fernández era la referencia ofensiva de los de Diego Martínez, que decidió dejar en el banco a Soldado, pero fue Machis el único que crearía cierta sensación de peligro en algún contragolpe.

El Barça empezó arrollador. Rui Silva evitaría el gol de Ansu Fati con una gran parada abajo, y posteriormente los locales tendrían varias ocasiones más, pero el gran trabajo defensivo del Granada hizo a que su rival se volviera más plano y horizontal con el paso de los minutos. Messi tendría la última ocasión peligrosa antes del descanso, pero su disparo tras un pase de Jordi Alba se marchó rozando el palo y acabó estrellándose contra el lateral de la red.

Tras la vuelta de vestuarios, el Granada parecía salir valiente, protagonizando su ataque más largo en todo el partido, aunque la jugada terminó en nada. Sin embargo, el Barcelona se encargó de que los nazaríes no dieran un paso al frente y poco a poco les obligaron a achicar aguas como podían, pero la defensa rojiblanca (de blanco ayer) se mantenía firme y sin dejar ningún hueco.

Las dos jugadas que pudieron marcar el encuentro y provocar algo histórico para el Granada llegarían con apenas cuatro minutos de separación, entre el minuto 66 y el 70. Primero, Yan Eteki metió el miedo en el cuerpo a todo el Barcelona y todo el Camp Nou con un disparo lejano desde fuera del área que fue repelido por el palo, salvándose así el Barça del tanto visitante. Y muy poco después, Germán Sánchez, que ya estaba amonestado por un pisotón a Vidal, realizó una zancadilla totalmente normal en un partido de fútbol, sin cortar ningún peligro, en una jugada que a poco podría llevar, y vio la segunda amonestación. Nadie en el seno granadinista se podía creer el gesto de Pizarro Gómez cuando levantó el brazo con la tarjeta, y al Granada le tocaría aguantar con un jugador menos durante 20 minutos si quería lograr el primer punto de su historia como visitante ante el Barça.

No tardó el Barcelona en aprovechar esa ventaja numérica, y el recién incorporado Riqui Puig recuperó el balón en una salida para el Granada, tocó para Griezmann, éste para Vidal, y el taconazo del chileno lo definió Messi con un disparo, prácticamente un pase, a la red de la portería de Rui Silva. Fue seguramente el mayor hueco que encontraron los culés en todo el partido, a pesar de que Diego Martínez había movido fichas tras la expulsión dando entrada a un defensa, José Antonio Martínez, por un centrocampista, Eteki, para meter a un hombre más en la zaga y suplir la ausencia de Germán. Pero claro, contra diez jugadores, se encuentran huecos mucho más fácilmente.

Con la victoria en su mano, el Barça tuvo una recta final bastante cómoda, e incluso pudo haber aumentado la ventaja con un disparo de Messi que obligó a volar a Rui Silva, y otro de Griezmann que acabó estrellándose en el lateral de la red del primer palo del meta portugués. La única llegada visitante sería en el descuento, pero el chut de Machis, aunque era potente, fue muy centrado y Ter Stegen blocó en dos tiempos sin ningún tipo de problemas.

En definitiva, Messi y el árbitro salieron al rescate del Barcelona en el debut de Quique Setién, y evitaron que el conjunto nazarí consiguiera puntuar en el Camp Nou por primera vez en su historia. Hubiera sido muy bonito haber terminado la temporada sin conocer la derrota contra uno de los mejores equipos del mundo, pero el fútbol quiso que no fuera así a falta de un cuarto de hora. Los granadinistas vuelven hoy a Granada para luego volver a desplazarse a tierras catalanas el miércoles y medirse al Badalona en Copa del Rey, una prueba antes de visitar otro de los estadios más complicados de LaLiga, el Sánchez Pizjuán, el próximo sábado.

 

FICHA TÉCNICA

FC Barcelona Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergi Busquets, Vidal (Arthur, 82´), Rakitic (Riqui Puig, 71´); Ansu Fati (Carles Pérez, 80´), Griezmann y Leo Messi.

Granada CF Rui Silva; Víctor Díaz, Germán Sánchez, Domingos Duarte, Foulquier; Yan Eteki (José Antonio Martínez, 73´), Gonalons; Vadillo (Antonio Puertas, 65´), Azeez (Yangel Herrera, 55´), Machis; Carlos Fernández.

Goles 1-0 Leo Messi (min. 76).

Árbitro Valentín Pizarro Gómez (Comité madrileño). Por parte del Granada CF amonestó a Machis, Germán Sánchez y Carlos Fernández. Expulsó por doble amonestación al central visitante Germán (min. 70).

Incidencias Partido correspondiente a la 20ª jornada de LaLiga Santander, la primera de la segunda vuelta, disputado en el Camp Nou (Barcelona) ante 65.444 espectadores. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de la madre del jugador del FC Barcelona Sergi Roberto, fallecida durante estas Navidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here