Redacción: Fran Calvo Ortiz / Imagen: Granada Hoy

El Granada se queda a las puertas de la gloria tras lograr lo más difícil, pero un gol de Yuri a falta de nueve minutos mete al Athletic en la final y habrá derbi vasco en Sevilla.

No pudo ser. El Granada CF se quedó a 9 minutos de volver a una final de Copa 61 años después. Pero este equipo, sin duda, pasará a la historia. El Granada de Diego Martínez ha mantenido vivo el sueño de una ciudad entera durante semanas, una ciudad que se volcó con su equipo en el día de ayer desde el momento del recibimiento al autobús hasta el pitido final del árbitro con el partido ya terminado. Los rojiblancos lo tuvieron muy cerca, y los goles de Carlos Fernández y Germán los llevaba a la final del día 18 de abril, pero finalmente el Athletic, al que nunca se le puede dar por muerto, reaccionó a tiempo y se llevó la eliminatoria por el valor doble de los goles fuera de casa. Yuri silenciaba el Nuevo Los Cármenes y desataba la locura en la esquina de seguidores bilbaínos, que se verán las caras ante la Real Sociedad en lo que será una fiesta histórica del fútbol vasco en Sevilla.

Dos equipos que se han visto fuera de esta competición durante la misma en varias ocasiones, se plantaban en la semifinal y en una oportunidad histórica de ganar un título para ellos. Quién iba a pensar que el Granada, aquel que estuvo prácticamente eliminado en la primera ronda en Hospitalet contra un «tercera» y llegó a ir perdiendo por hasta dos goles, haya estado durante cinco minutos presente en la final. Finalmente estará el Athletic, el mismo que ha superado dos tandas de penaltis en las que el Elche tuvo dos penaltis consecutivos para dejar K.O. a los rojiblancos en la primera, y otra que forzó Yuri, indiscutible héroe de su equipo en la Copa, a falta de dos minutos para el final de la prórroga en Tenerife (donde jugó con uno menos durante 92 minutos). Además, los Leones superaron al Barcelona en cuartos con un gol de Williams en el último suspiro.

La remontada empezó a gestarse a falta de una hora y media para el comienzo del partido, cuando el autobús de los jugadores de Diego Martínez aparecía por la Calle Pintor Maldonado en dirección al parking del estadio. Miles de granadinistas y un baño de bengalas y flashes de móviles recibían a los rojiblancos, en lo que ha sido el recibimiento más espectacular en la historia del club, con permiso de los partidos ante el Celta y el Elche en la fase de ascenso a Primera División en junio de 2011. El autobús apenas podía avanzar entre la multitud allí congregada, y tan sólo lo empañó, para el gusto de los más clásicos, los miles de móviles que se podían ver en el horizonte, aunque no se puede luchar con las nuevas generaciones tecnológicas.

Momento en el que el autobús del Granada era recibido por miles de granadinistas a su paso por la Calle Pintor Maldonado (Granada CF).

El feudo del Zaidín estaba a reventar, y a falta de un cuarto de hora para que echara a rodar el balón no había ni una persona en cola para acceder al estadio. Estaban ya todos preparados. Diego Martínez, como no podía ser de otra forma, apostó por su once de gala, con la única ausencia de Roberto Soldado por sanción. Una baja que sería clave para afrontar el partido, y que suplió Carlos Fernández en punta de ataque, con Antonio Puertas a sus espaldas. El técnico visitante Gaizka Garitano utilizó el mismo once que alineó en la ida, con la única variante de Mikel San José en lugar de Dani García, que también tendría que cumplir ciclo de amonestaciones.

El once que pasará a la historia del Granada CF (Granada CF).

En la primera parte el Granada aceptó el papel de protagonista que le forzaba a tomar el planteamiento del Athletic, muy conservador pese a estar a tan sólo un gol de dejar casi sellada la final. Sin embargo, el encuentro fue muy cerrado y apenas se encontraban espacios. Tan sólo las internadas de Puertas y Machis, o alguna contra protagonizada por Williams en el campo contrario fueron los intentos más peligrosos de los equipos. El Athletic pudo haber encontrado ese gol, y no por méritos propios, en un «despeje» de cabeza de Víctor Díaz que obligó a Rui Silva a emplear sus mayores reflejos para evitar el tanto. Raúl García y San José también gozaron de dos remates dentro del área, pero la pelota no encontró portería. La más clara de los locales. llegó en la última jugada del primer tiempo, con un cabezazo de Yangel Herrera tras un saque de esquina que sacó Williams en la misma línea de gol, con Unai Simón ya batido.

No tuvo que esperar mucho el Granada para derribar el uro athleticzale, apenas lo que duró el descanso, porque tras la reanudación Carlos Fernández giró muy bien la cabeza y peinó un centro medido de Machis para forzar, como mínimo, la prórroga en ese momento. Garitano pasó a la defensa de cuatro con la entrada de Íñigo Córdoba para estirar un poco a su equipo, y a Diego Martínez se le trastocaban los planes con la lesión de Yangel Herrera, que no podía continuar sobre el verde y daba paso a Eteki.

El Athletic se encontraba en el punto en el que no sabía si aguantar hasta la prórroga o impedir lo que hubiera supuesto un fatídico tiempo extra o, incluso, una tanda de penaltis que hubiera sido dramática. Pero fue el baluarte nazarí, Germán Sánchez, el que decidió que no se jugarían más de 90 minutos. Un cabezazo del de San Fernando tras un córner botado por Machis hacían temblar los cimientos del Nuevo Los Cármenes. El Granada estaba a un cuarto de hora de plantarse en la final de la Copa del Rey, de participar en la próxima edición de la Supercopa de España, y de tener la oportunidad por primera vez en la historia del club de ganar un título y jugar por Europa oficialmente. Un Athletic cabizbajo merodeaba sobre el césped mientras los rojiblancos celebraban por todo lo alto el haber completado la remontada, siendo sólo Iker Muniain el que levantaba los brazos y animaba a los suyos haciéndoles ver que estaban a tan sólo un gol de volver a poner contra las cuerdas al Granada.

Germán se elevó sobre el cielo nazarí para anotar un gol que podría haber sido histórico para el club (Granada Hoy).

Durante los siguientes cinco minutos la afición rojiblanca ya estaba pensando en la forma de encontrar entradas para esa final de Sevilla. Pero Yuri Berchiche quiso ahorrarles ese gasto económico a los nazaríes y erigirse como héroe del Athletic. Tras una buena combinación, Yuri definió dentro del área con un zurdazo efectuado con el alma de la que para mí es la mejor afición del mundo, raso y cruzado ante un Rui Silva que quizás pudo haber hecho algo más.

Sí pasará a otra historia rojiblanca el gol de Yuri en el minuto 81 (Reuters).

En la recta final del encuentro el Granada apenas tuvo oportunidad de volver a perforar la portería de Unai Simón y completar una épica que ya hubiera sido, simplemente, una locura en la ciudad. Muchos nervios, muchas imprecisiones y muchos parones del juego. El nuevo fichaje Antoñín y Fede Vico entraron al campo tras el gol de los vascos, pero poco o nada pudieron aportar, ya que el encuentro no lo permitía.

Con el pitido final, caras opuestas. En la mayor parte del campo lágrimas, y en una de las esquinas y parte de tribuna se desbordaba la alegría. Mientras los nazaríes agradecían el inmenso apoyo a los suyos, el Athletic celebrara con su gente el pase a una final histórica, un derbi vasco en busca de un título, en lo que sin duda supondrá el día más especial para unos y el más trágico para otros.

Los jugadores del Athletic celebran el pase a la final junto a su afición (YouTube).

 

FICHA TÉCNICA

Granada CF Rui Silva; Víctor Díaz, Domingos Duarte, Germán Sánchez, Carlos Neva (Antoñín, 85´); Yangel Herrera (Yan Eteki, 60´), Gonalons; Foulquier (Fede Vico, 85´), Antonio Puertas, Machis; Carlos Fernández.

Athletic Club Unai Simón; Ander Capa (Íñigo Córdoba, 59´), Yeray, Unai Núñez, Íñigo Martínez, Yuri Berchiche; San José (Aduriz, 79´), Mikel Vesga, Raúl García, Muniain (Sancet, 92´), Raúl García; Williams.

Goles 1-0 Carlos Fernández (min. 48); 2-0 Germán Sánchez (min. 76); 2-1 Yuri Berchiche (min. 81).

Ábritro Carlos del Cerro Grande (Comité madrileño). Por parte del Granada CF amonestó a Germán Sánchez, y por parte del Athletic Club amonestó a Yeray, Mikel Vesga y Unai Simón.

Incidencias Partido correspondiente a la vuelta de las semifinales de Copa del Rey, disputado en el Estadio Municipal Nuevo Los Cármenes (Granada), que presentaba un lleno absoluto con 20.799 espectadores, con más de un millar de aficionados athleticzales. Se instalaron gradas supletorias en las esquinas del estadio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here