Hace un año, José Luis llegaba al Granada CF para encontrar las oportunidades que el Sevilla FC no le brindaba. Rafa Morales recibió al futbolista con los brazos abiertos, puesto que se trataba de un jugador de enormes garantías que sumaría más que restaría en el proyecto nazarí. Con el paso de la temporada, José Luis se hizo al estilo de juego del cuadro rojiblanco, demostrando el porqué de su fichaje con partidos en el que despuntaba como un central fuerte; o bien, como un lateral de largo recorrido y buena salida de balón tras la lesión de Espínola.

El cuerpo técnico del Granada CF estaba encantado con la capacidad futbolística del sevillano, hecho al que hay que sumar su más que buena predisposición a hacer piña en un vestuario en el que la palabra “familia” ha resonado por todos los costados. Ni una mala cara, ni un mal gesto era el detonante de un jugador del que se dice que siempre está, tanto en los buenos como en los malos momentos. Si a la calidad humana, le sumas una gran técnica como la que disponía, podemos estar hablando de aquel jugador que deja huella en el club por el que pasa. Ese ha sido el caso del central hispalense, que a pesar de estar tan solo un año en la disciplina granadina, ha dejado un buen sabor de boca tanto en aficionados como compañeros.

No obstante, el no poder disponer de su familia durante parte de la campaña, como el hecho de tener su vida en Sevilla han pesado más ante la idea de continuar en el club rojiblanco, aunque José Luis no cierra la puerta al club que le ha puesto en el panorama helipolitano. Vuelve más jugador, ya que la polivalencia que “ha descubierto” esta año sea una característica esencial que gusta a todo entrenador. Su buena temporada ha hecho regresar a viejos fantasmas del pasado, es decir, un Sevilla FC que ha encontrado en el jugador la pieza que necesitaba para completar su tercer equipo, un año más tarde de dejarlo ir.

José Luis merece ser feliz. Sevilla es su casa y la llamada del club sevillano ha sido determinante para volver a su ciudad natal. El futbolista siempre guardará un buen recuerdo del Granada CF, al igual que el Granada CF le estará eternamente agradecido por dejarse la piel por la zamarra rojiblanca horizontal. Solo queda agradecer su compromiso y dedicación con el club rojiblanco, y desearle mucha suerte en su nueva aventura; una aventura que pasa por jugar en Tercera División con el Sevilla “C”, sin olvidar que dos escalones por encima se encuentra el Sevilla Atlético en la división de plata del fútbol español. Finalmente, como máxima meta tendrá el primer equipo, ya en la élite del fútbol nacional e internacional.

 

¡¡Gracias por todo José Luis!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here