¡El Granada CF Juvenil “B”, nuevo campeón de la Liga Juvenil Nacional en su grupo 13! Tal y como comentábamos en la consiguiente previa, los pupilos de Rubén Torrecilla necesitaban únicamente un punto para alzarse triunfadores de la competición doméstica en su edición 2017-2018. A pesar de que el cuadro nazarí acusó una alarmante falta de puntería durante los primeros 45 minutos de juego, lo cierto es que la superioridad local fue incrementando minuto tras minuto para cerrar los noventa minutos de juego con un 4-0 final que dio rienda suelta a las consiguientes celebraciones.

Regresando a lo estrictamente futbolístico, con los 22 protagonistas instalados sobre el terreno de juego, daba comienzo a una batalla de claro color rojiblanco horizontal. El Peña Real Madrid de Melilla desembarcó en la ciudad de la Alhambra ya descendido y con un total de 13 futbolistas, lo que provocó su inoperancia ofensiva en un encuentro en el que Miguel Ángel de la Osa fue un mero espectador. Por tal razón, las oportunidades más claras siempre estuvieron en el área melillense. En primera instancia, sería Daniel Moreno el que se encontraría con el meta visitante en la que fue la primera acción clara del envite. Acto seguido, el propio Daniel enviaría fuera una entrega atrás de Antonio Jiménez.

Cumplido el minuto 21 de juego, Porro ganaba línea de fondo para colocar un esférico perfecto que Julio Jiménez enganchó a media vuelta. El Estadio de la Juventud se preparaba para celebrar el primer gol, pero Adam Mimun (el mejor de los suyos durante todo el partido) sacó una mano abajo espectacular para evitar el 1-0. Los nervios se apoderaban de la grada. Es cierto que el empate era suficiente, pero siempre es mejor ganar la Liga con una victoria en casa. Por tal razón, las prisas se apoderaron de un Granada CF Juvenil Nacional que encontraría su siguiente oportunidad en un lanzamiento de falta de Antonio Jiménez que se marchó muy cerquita de la escuadra. Por consiguiente, 0-0 al descanso en un duelo de claro color rojiblanco horizontal.

Ya en la reanudación, más de lo mismo. A pesar de que el Peña Real Madrid de Melilla aguantó las envestidas iniciales, lo cierto es que el bajón físico de los visitantes hizo mella en un equipo que certificaría su derrota en los segundos 45 minutos de juego. Por tal razón, las ocasiones locales no se hicieron esperar. La primera fue para Alejandro Casado, el cual aprovechó un saque de esquina que se estrelló contra el larguero para hacerse con el consiguiente rechace y armar un nuevo disparo. Sin embargo, Adam Mimun demostraba sus enormes reflejos para tocar ese esférico y enviarlo contra el palo. Tres minutos más tarde, el propio Alejandro Casado se plantaba sólo ante el meta visitante, el cual no pudo evitar la consiguiente vaselina. Una vez más, la mala fortuna se opuso al Granada CF, al terminar ese esférico en el larguero. Tres palos en tres minutos era el balance de la escuadra granadina.

En la grada se hablaba de algo increíble. Nunca se había visto tantos tiros y cero goles. Sin embargo, siempre se ha dicho en este tipo de situaciones, que cuando llega el primero caen el resto de goles por sí solos. Así pues, y en una gran jugada individual, Antonio José Aranda quedaba mano a mano con Adam Mimun para hacer el primero de la mañana. Acto seguido, se repetiría la misma acción. Pase filtrado al espacio para el desmarque de Daniel Moreno y 2-0 en el marcador. Ya en el minuto 76, una nueva acción elaborada por la banda derecha era culminada por Álex Ligero para sentenciar el partido.

A pesar de la contundencia del resultado, el Granada CF Juvenil Nacional no se cansó de atacar en ningún momento. Una vez más, Adam Mimun se erigía en el héroe de los suyos con la que fue la parada del partido. Dicha acción comenzaba en botas de Antonio Jiménez, el cual se internaba en el área melillense dejando atrás a rivales con una facilidad digna de alabar. Finalmente, el propio futbolista combinaba con un Daniel Moreno que con todo el tiempo del mundo preparó un golpeo que el meta foráneo envío a córner con una auténtica demostración de reflejos. La grada se levantaba a aplaudir la actuación individual de un Adam Mimun que evitó una goleada mayor. No obstante, el propio meta no pudo hacer nada en el definitivo 4-0 de Álex Ligero con un lanzamiento lejano.

Victoria y grandes sensaciones de juego, pero sobretodo entorchado final. 22 jornadas consecutivas como líder en las que el Granada CF Juvenil Nacional ha demostrado su calidad futbolística. Ha habido momentos duros, pero eso no ha impedido que el cuadro nazarí sea justo vencedor de una Liga Juvenil Nacional Grupo 13 que ha dominado con mano de hierro. Por tal razón, desde Estaestugrada queremos felicitar a un equipo que ha hecho historia y que ha demostrado la proyección de futuro de un fútbol granadino que sigue creciendo a pasos agigantados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here