7 de abril de 2015. Estadio Vélodrome. El Olympique de Marsella, que por aquel entonces comandaba Marcelo Bielsa, acaba de caer por 2-3 ante el París Saint Germain. Entre las numerosas caras de tristeza y decepción que abordaban el vestuario local, sobresale la voz del técnico argentino para expresarles el siguiente mensaje: “Es difícil aceptar la injusticia, muchachos. Pero escúchenme lo que los voy a decir. Si ustedes juegan así como jugaron hoy, de aquí al final del campeonato, van a tener el premio que merecen. Yo ahora sé que nada los serena, porque se mataron por el partido. Lo merecieron y no lo consiguieron. Acepten la injusticia que todo se equilibra al final”. Tales palabras se podrían mencionar una a una para consolar a un Granada CF Juvenil División de Honor que lo dio todo en su visita al líder, que se adelantó en el electrónico a pesar de jugar los últimos 15 minutos con 10 futbolistas, que sufrió y luchó por sacar algo positivo, pero que finalmente tuvo que hincar la rodilla ante el empuje de un equipo que ha dado un paso de gigante en su lucha por alcanzar el entorchado final.

Los rostros de los futbolistas del cuadro nazarí lo decían todo. El sueño por ganar la Liga Juvenil División de Honor o el sueño por jugar la Copa del Rey se había hecho mil pedazos en dos envites en los que ni mucho menos fueron inferiores ante equipos de mayor entidad. En esta ocasión, el verdugo rojiblanco horizontal fue un Málaga CF que tuvo que sacar a relucir la calidad individual de sus mejores futbolistas para acabar con la resistencia de un Granada CF capaz de luchar por la posesión en uno de los estadios más difíciles de la categoría.

Y es que con el pitido inicial del colegiado, daba comienzo a una batalla entre dos equipos que destacan por su juego vistoso, combinativo y vertiginoso. El duelo en el centro del campo fue un auténtico espectáculo, por lo que la posesión del esférico se repartía al 50% en un encuentro que no terminaba de decantarse para uno u otro lado. Por tal razón, y hablando estrictamente de lo que a oportunidades de gol se refiere, más de lo mismo, puesto que tanto Álvaro (portero internacional con la selección española) como Arnau (regresaba a la titularidad en la meta visitante ante las molestias de Sergio) demostraron estar hechos de otra pasta para salvar a sus respectivos equipos en más de una ocasión. La escuadra granadina logró superar al Málaga CF por dentro, lo que beneficiaba una apertura a banda en la que Espínola logró ganar línea de fondo en más de una ocasión. Sin embargo, sus envíos hacia atrás no encontraron rematador por escasos centímetros, lo que conllevó que el electrónico no se moviera tras 45 minutos de pundonor y garra. Por consiguiente, 0-0 al descanso y mucho trabajo por delante en un duelo sin cuartel que estaba dejando un espectáculo futbolístico digno de alabar.

Ya en la reanudación, el partido continuó por los mismos derroteros. De nuevo, el balón era el bien más preciado por el que combatir en la parcela que divide ambos terrenos de juego. Al igual que en los primeros 45 minutos, ambos conjuntos dieron todo lo que tenían dentro de sí para lograr el primer tanto del encuentro, pero el que estuvo más cerca de lograrlo fue el Granada CF Juvenil División de Honor, con sendas oportunidades que acababan en el limbo para decepción del banquillo foránero. En primera instancia, Adrián Butzke tuvo en sus botas el 0-1, pero no logró acertar en su consiguiente remate. Acto seguido, Marcos encontró adelantado al meta malagueño, inventándose un golpeo lejano que iba directo a la red, pero el viento decidió hacer acto de presencia interponiéndose en las aspiraciones del mediapunta rojiblanco horizontal.

El electrónico seguía sin moverse en la Ciudad Deportiva de la Federación Malagueña de Fútbol, hasta que se cumplió el minuto 75 de juego, instante en el que Adrián Butzke entró en el juego mental del banquillo malacitano para terminar siendo expulsado por roja directa. La situación era la siguiente: 0-0 con 15 minutos por jugar. A priori, un gran resultado para un equipo que está compitiendo en la casa del líder, pero este Granada CF Juvenil División de Honor nunca se arruga, por lo que siguió apretando como si no hubiera cambiado nada sobre el terreno de juego. Tal esfuerzo físico se vio recompensado con el 0-1 de Franklin, en una acción que se inició con un envío a la espalda de la defensa malagueña y su consiguiente definición por parte del killer nazarí.

0-1 y menos de 10 minutos por jugar. Toda una heroicidad para un equipo que se vio obligado a dar un pequeño paso atrás debido a su desgaste. Por su parte, el Málaga CF conocía a la perfección que gran parte de sus opciones de acabar la competición doméstica como campeón pasaban por no dejarse puntos ante el Granada CF, por lo que se volcó sobre la meta de Arnau. Y finalmente, dos destellos malacitanos le dieron la vuelta a la situación.

Primero con una jugada individual de Juan Cruz, y después con un lanzamiento desde 40 metros de Mini que se coló por la escuadra. Al tiempo que el esférico quitaba las telarañas de la meta visitante, el corazón de todos los integrantes del Granada CF se rompía en mil pedazos. Lo habían dado todo, se habían dejado el alma, habían competido hasta el final, pero el fútbol es lo que tiene.

Nada que reprochar a una escuadra que ha cuajado una temporada para la historia. A pesar de tener realmente complicado acabar entre los cuatro primeros clasificados, aún queda mucha tela que cortar. Toca seguir trabajando para asegurar la quinta plaza, y sobretodo para superar el récord de puntos en categoría Juvenil División de Honor. Por consiguiente, y aprovechando estas líneas, quiero dar mi más sincera enhorabuena a un equipo que se ha ganado un pequeño lugar en mi corazón. No soy muy dado a escribir este tipo de cosas, pero considero que la decepción que sienten en estos momentos, pronto dejará paso al orgullo, lo realmente cierto en una campaña en la que han competido de tú a tú con cuatro gigantes del fútbol español.

FICHA DEL PARTIDO:

Málaga CF: Álvaro, Benítez, Meléndez, Juande, Yousef, Mini, Juan Cruz, Iván Jaime, (,min 62 Rodri), Chapela, (min 71 Kara), Alberto, (min 89 Carmelo), Mario, (min 46 Hugo)

Granada CF: Arnau, Espínola, Capilla, Pepe, Mora, Neskens, Manu, Cambil, (min 71 Franklin), Butzke, Marcos, (min 84 Carlos Martínez), Juergen

GOLES: 0-1 min 82 Franklin, 1-1 min 85 Juan Cruz, 2-1 min 89 Mini

Árbitro: Rafael Domínguez Cervantes. Amonestó a los locales Meléndez (min 18), Alberto (min 73) y Yousef (min 78) y a los visitantes Neskens (min 41), Manu Molina (77) y Adrián Butzke (roja directa min 74)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 26 de la Liga Juvenil División de Honor 17/18, celebrado en la Federación Malagueña de Fútbol

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here